Medicina estética

Los tratamientos anti-aging se proponen ampliar los límites de nuestra vitalidad, abriéndonos la puerta a un espacio de bienestar en la madurez con el objetivo de contribuir a una longevidad saludable y reencontrar el equilibrio físico y psíquico que nos permita estar y sentirnos bien con una mejor calidad de vida.

El programa anti-aging resulta adecuado para cualquiera que haya cumplido al menos 35 años e incluye una orientación en sus hábitos de vida, aspectos nutricionales, micronutrientes, oligoterapia, homeopatía y cuidados cosméticos.
No obstante, ni todos envejecemos de la misma manera y nuestra piel tampoco.  En función de las necesidades del paciente en cada momento, ofrecemos un programa ejercicio, tratamiento de rejuvenecimiento integral e individualizado.  El envejecimiento es un proceso imparable y según progresa, modifica el aspecto y las características de nuestra piel que se caracteriza por dos tipos de manifestaciones, que normalmente aparecen de forma simultánea:  El deterioro de las capas superficiales de la piel ocasiona la aparición de manchas y arrugas finas.  A la vez se produce un adelgazamiento y desestructuración de los tejidos de soporte (dermis y tejido adiposo) por lo que aparecen arrugas profundas y flacidez.

Los tratamientos de rejuvenecimiento y regeneración los enfocamos a la recuperación de la estructura y la elasticidad de los tejidos profundos mediante el acido hialurónico, vitaminas, PRGF y peelings químicos. Esta combinación de tratamientos enfocados en la recuperación de la salud es lo que ha hecho que se convierta en uno de los tratamientos estéticos más demandados, por la naturalidad de sus resultados.

También realzamos, contorneamos o aportamos volumen a labios, mentón ó pómulos para armonizar y embellecer el rostro.  Utilizamos el implante inyectable radiesse que es blando, seguro, sencillo e inmediatamente eficaz.  Al tratarse de un producto biocompatible no es necesario esperar resultados de pruebas de alergia y puesto que es biodegradable se adapta perfectamente a las necesidades estéticas del rostro, siempre cambiante.  Es un producto duradero pero no permanente.

La flacidez del rostro se trata con silicio, atlean o radiofrecuencia.  Siempre de una forma muy natural armonizando las estructuras faciales y embelleciendo el rostro.